energía

ecoproductos que contribuyen para el consumo eficiente de ENERGÍA

Energia_01

Es un facto globalmente acepte que la actividad humana provoca el calentamiento del planeta y que los edificios son los responsables por cerca de la mitad de todas las emisiones de gases con efecto de invernadero y que contribuyen para ese calentamiento. La climatización e iluminación de los edificios, hechas sobre todo con recurso a combustibles fósiles (gas natural, carbón, petróleo, etc.) o a la electricidad, son las mayores fuentes directas e indirectas de emisión de CO2, el principal gas de invernadero. Las emisiones de CO2 han aumentado de forma continua tras la revolución industrial y siguen creciendo a pesar de los tratados internacionales como la Cimera de la Terra de Rio de Janeiro, el Protocolo de Quioto o el Acuerdo de París.

Hay tres explicaciones para eso:

  • El aumento de la populación (ya sorpasa los 7000 millones y se espera que llegue a 10000 millones antes de 2050);
  • La rehabilitación de edificios como alternativa a la nueva construcción es aún insuficiente (<2% del total anual);
  • Los crecientes niveles de consumo: aire acondicionado, aparatos eléctricos y viajes en el mundo desarrollado; comodidades básicas con gastos energéticos asociados en los países en desarrollo;

Si 50% del fenómeno total de calentamiento global resulta del empleo de combustibles fósiles en los edificios, los otros 50% son generados en el transporte de personas y mercancías entre edificios.

Las áreas urbanas (ciudades) son responsables por 75 a 80% del total de emisiones de CO2 producidas por la humanidad y la principal causa del calentamiento global. Hoy día el debate se foca en la presentación de valores y cálculos para el calentamiento global que oscilan entre 1,5 y 4ºC en 100 años. Si consideramos la vida útil de los edificios (entre 50 y 150 años) se concluye que gran parte de los que existen y se construyen hoy día tendrán que aguantar condiciones muy diferentes en el futuro.

La expresión calentamiento global apunta para un calentamiento global uniforme pero en realidad corresponde a un conjunto de fenómenos regionales variables y diferenciados. Por ejemplo: al aumento de precipitación y vientos fuertes en algunas regiones corresponden grandes periodos de sequía en otras regiones lo que dificulta la diferenciación de las estaciones y a plazo condicionan la sostenibilidad de la producción alimenticia. El calentamiento global también es responsable por la subida de la temperatura de los océanos que conduce al deshielo en los polos y a la subida del nivel del mar.

Si 50% del fenómeno de calentamiento global es consecuencia del empleo de combustibles fósiles en los edificios, otros 25 a 30% son generados por el transporte de personas y mercancías entre edificios!

La mayoría de nuestros edificios han sido diseñados sin atención a la conservación de energía pues durante largos años no hube preocupaciones con su consumo. Entonces la energía (fósil) solía ser más barata y abundante y no había conciencia del fenómeno de calentamiento global. Arquitectos, ingenieros y constructores se fiaban en la ilimitada disponibilidad de energía para la climatización, iluminación y utilización de edificios y equipamientos.

A eso podemos sumar la expansión de los centros urbanos, sobretodo de las áreas residenciales, que se hizo en extensión en las periferias a través de viviendas aisladas o en banda en sustitución de los predios multifamiliares. Esto ha causado un aumento innecesario del área de superficie impermeabilizada y que las infraestructuras de transporte público fueran insuficientes e imposibles de mantener, lo que ha estimulado la demanda y utilización del transporte privado y el consecuente aumento de las emisiones de CO2.

Una gran parte de nuestros edificios fue diseñada sin preocupaciones por la eficiencia energética pues en su tiempo el consumo no era un problema.

La energía es un elemento central en la búsqueda por la sostenibilidad. El consumo de combustibles fósiles en los edificios representa casi la mitad de todo el consumo de energía. La climatización, ventilación e iluminación de los edificios se basa en la combustión de petróleo, gás o carbón, sea en el edificio o en una planta generadora.

El principal problema es la relación entre el consumo de combustibles fósiles y las emisiones de CO2 y no el consumo de energía por sí mismo. Si la sociedad pudiera generar toda la energía que necesita a través de fuentes renovables el problema no se plantearía de la misma forma. Por lo menos no sería tan grave, aún que otros conflictos solieran existir.

Powered by